NAT ETXEA

Vitoria-Gasteiz

2017

A veces en la vida te encuentras con clientes que, el embarcarse en una reforma, es el detonante para conseguir algo superior: empezar una nueva vida. Es el caso de este proyecto, nacido del encargo de una clienta que dejó su chalet enorme a las afueras de la ciudad para para trasladarse a un piso de 60m2 en pleno centro.

El objetivo, en este caso, fue el de “no hacer mucho” a nivel decorativo pero sí a nivel de obra: por ejemplo, para optimizar la distribución del dormitorio, creamos un cabecero de cama de pladur y con una hornacina en la que, por un lado, ocultábamos un pilar, creábamos el hueco a modo “ mesita de noche” – por falta de espacio- y le poníamos una luz indirecta para su gran pasión, los libros. Otra decisión importante que hicimos fue la de utilizar tonos claros y materiales nobles para vestir estos 60m2 de forma super actual, intentado multiplicar la luz con el uso de espejos colocados estratégicamente: los del salón, sin ir más lejos, los colocamos en una estantería de roble con tal que, por la mañana,cuando entrase el escaso Sol que hay en Vitoria, rebotara y traspasara al resto de la vivienda.

El baño fue el tercer ápice de los retos posibles: ¿como tenerlo todo bien organizado en menos de 2m2? Hicimos un mueble de baño a medida, consiguiendo un espacio igual de pequeño pero más ordenado. ¿Se entiende ahora por qué no hay nada más emocionante que ayudar y acompañar a alguien que decide contar contigo para un cambio tan importante en su vida?

¡ÉCHALE UN VISTAZO A MÁS PROYECTOS!
CREAMOS ESPACIOS