IA ETXEA

Vitoria-Gasteiz

2017

Parecía un encargo sencillo. “¿Podrías hacerme un presupuesto para renovar un baño?”. Nunca pasamos un presupuesto de nuestros trabajos sin previamente tener una cita, ya que ese primer feeling es muy importante, y en este caso fue así fue como todo empezó. Solo de conocernos con la clienta ya nos dimos cuenta que habíamos congeniado de maravilla y que ese piso de 50m necesitaba un nuevo baño, sí, pero también reclamaba que alguien le diera una vuelta de pies a cabeza. Una casa pequeña, tres habitaciones pequeñísimas, un baño con problemas de filtración de agua en la ducha y un inodoro con cisterna muy viejo.

El panorama no parecía una tarea fácil, por eso decidimos proponer acciones importantes: unir las dos habitaciones y convertirlas en un salón más grande, luminoso y espacioso. La casa seguía siendo pequeña, por eso necesitábamos espacios de almacenaje para facilitar el orden: en el salón, hicimos una puerta corredera de vidrio tintado que da a un armario para vajilla y productos de limpieza; este armario tiene forma triangular porque es el hueco que queda entre la pared que da a la ducha del baño y la unión de la esquina de la fachada. En el baño también decidimos hacer un mueble a medida aprovechando el espacio entre la pared y la mampara del baño, dejando solamente un pequeño hueco para las toallas de mano.

Además, como el nuevo inodoro era con una cisterna empotrada, lo reubicamos creando una especie de mueble con baldas de madera natural. Este color de roble natural enlazó con el resto de la casa, ya que decidimos escoger un tono medio en roble para el suelo, creando un crontaste luminoso con el blanco uniforme de todas las paredes. Y fue de esta forma como lo que en teoría era un proyecto de baño nuevo acabo convirtiéndose en el proyecto de un nuevo hogar.

¡ÉCHALE UN VISTAZO A MÁS PROYECTOS!
CREAMOS ESPACIOS